aaaaaaaaaaa
Avatar

Fotografía de boda: la ceremonia

En cuanto a ceremonias no hay nada escrito, las parejas de casan en fincas, hoteles, casas rurales, jardines, en la playa, en el monte, en los ayuntamientos y por la Iglesia, dejando al margen, claro está, las distintas religiones minoritarias de nuestro país.

Esta diversidad de escenarios requiere que cada reportaje de boda se afronte de manera distinta, imaginando un resultado diferente en función del lugar.

Pero en este caso, simplificando, voy a dividir mis consejos fotográficos para obtener el mejor resultado en los dos tipos de ceremonias más celebradas, bodas por la iglesia y bodas civiles.

Bodas por la Iglesia

Las ceremonias celebradas mediante el rito de la Iglesia Católica, han estado siempre marcadas por el protocolo y la tradición, y no es que actualmente hayan cambiado demasiado, pero ya se aprecia cierta holgura en el corsé de antaño.

novio sacando en brazos a la novia de la iglesia

En el aspecto puramente fotográfico, la iglesia deja poco margen a la creatividad, bueno, la iglesia como lugar y el sacerdote como representante de la misma, ya que la mayoría de las veces es el maestro de ceremonias quien pone interminables pegas a la labor del fotógrafo de boda.

Convivencias laborales al margen, es importante que la pareja de novios deje bien claro al sacerdote todo lo que quieren hacer y que el fotógrafo estará allí para fotografiarlo.

Por ejemplo, si la iglesia lo permite y a los novios les apetece tener una foto tomada en altura, desde el lugar que generalmente ocupa el coro, tendrán que comentarlo al párroco quien dará o no la autorización para ello. Lo mismo ocurre cuando los novios quieren cambiar la ubicación tradicional frente al altar por otro lugar de la iglesia, o cuando tengan prevista la entrada en escena durante el transcurso de la ceremonia, de alguien especial que vaya a cantar, tocar algún instrumento o dar un discurso, no está de más comentar con el sacerdote vuestro deseo de que el fotógrafo pueda fotografiarlo todo, ya que llegado el momento, si no se ha hablado con él, puede darse el caso de que para hacer la foto deba pasar por algún lugar que moleste al cura y me lo prohiba. En ese caso la foto no se podrá hacer, ya que estarán conmigo, no es el momento de discutirlo.

Por eso, lo mejor es siempre hablarlo todo con el sacerdote y dejarlo bien claro antes de la boda.

boda por la iglesia en Tenerife

Bodas civiles o al aire libre

Las bodas al aire libre han experimentado un boom en los últimos años, por lo menos en Tenerife, donde supongo que el buen tiempo habrá tenido algo que ver.

Por una razón u otra, lo cierto es que este tipo de celebraciones han ampliado el abanico creativo de las parejas y por consiguiente, el mío como fotógrafo, ya que en cada una de estas bodas siempre me sorprendo con algo nuevo digno de ser fotografiado.

Boda al aire libre en Finca San Miguel Tenerife

En este caso, la complicidad entre el fotógrafo y los novios debe ser total, ya que la ceremonia no tiene un guión preescrito, y hay que estar al tanto de detalles como la incidencia de la luz con respecto a la pareja en el momento de la boda, la disposición del mobiliario, el recorrido de los novios hasta su asiento, etc.

Detalles, detalles y más detalles el día de tu boda

Mariposas a volar

Son los detalles los que marcan la diferencia entre una boda común y una para el recuerdo. Hay mil y una ideas en internet para personalizar tu boda y darle un toque original y además, invirtiendo muy poco dinero.

Todos esos ingredientes harán que tu boda sea divertida y sorprendente, y yo me encargaré de que ningún detalle se quede sin su foto.

Coche de boda descapotable

Hasta pronto.