aaaaaaaaaaa
Avatar

Tu no estabas invitado a mi boda

En alguna ocasión seguro que has oído la leyenda urbana o no tan leyenda, del invitado de boda que nadie conoce, ni la familia del novio, ni la de la novia. Ese que despierta sospechas de “colado en la boda” y nadie se atreve a preguntarle quien es, no vaya a ser un primo lejano y se ofenda por la pregunta.
Yo puedo dar fe de que esos caraduras existen. Maestros del camuflaje y de la poca vergüenza, que se pasean en cada evento alimentándose a costa de otros.

En ocasiones, el invitado se vuelve tan incómodo como inesperado, indeseado, diría yo,  llegando a fastidiar la boda incluso antes de que se llegue a celebrar.

El triunfo de la boda de Javier y Carolina

Después de tantos años reuniéndome con parejas, aprendes a distinguir rápidamente a aquellos novios que no solo quieren celebrar una boda, sino que sueñan con ella.

Carolina, con la cómplice ayuda de Javier, me lo transmitió de inmediato.

Una bonita boda gestionada por D-bodas en el Hotel Sheraton La Caleta, a la caída del sol y celebrando el banquete a la luz de las estrellas, ¿qué más quieren que les diga?

Un plan perfecto, todo estaba previsto, todo estaba calculado, excepto, el invitado inesperado.

Preboda, boda*, boda y postboda.

Cuando Carolina me contó la noticia de la ingrata visita, pronto pensé que no era consciente de lo que le ocurría, claro que en ese entonces, desconocía la fuerza de voluntad arrolladora que le llevaría a seguir adelante sin apenas modificar sus planes.

Y lo primero fue hacer las fotos de la preboda. Donde otras personas se habrían ocultado, respetable decisión, Javier y ella sacaron de paseo sus sonrisas en una dorada tarde en el sur de Tenerife.

foto de paraja en preboda

 

preboda en Tenerife

La idea inicial de boda se pospuso, pero casarse, apetecía ya, así que ¿para que esperar? Una ceremonia*, antes de la idea inicial de boda, tuvo lugar en Güímar.

La pareja se rodeó de su familia y amigos para dejar claras sus intenciones y poder celebrar que lo mejor estaba por llegar.

Boda en el Ayuntamiento de Güímar

 Un año por delante para preparar la boda

Y ya con las ansias bajo control, tocaba mirar hacia adelante y preparar con mimo la segunda boda, al fin y al cabo, la boda soñada desde el principio.

A tenor de lo visto, diría que el retraso no hizo más que mejorar el resultado, concluyendo con que finalmente, el invitado indeseado no logró malograr los planes de boda.

Ceremonia y banquete frente al mar y fiesta por todo lo alto que contó hasta con un toro mecánico  ¡divertidísimo!

Boda en el Hotel Sheraton La Caleta, Tenerife

 

fotos de boda en la playa

 

Pero, ¿aún hay ganas para una postboda?

Las hubo, esta vez con Santa Cruz como escenario.

Decidimos cambiar con lo que habíamos hecho anteriormente, y un paseo por Santa Cruz nos sirvió para cerrar de la mejor manera, esta aventura que comenzó con la peor de las visitas y continúa, como no podría ser de otra manera, después de haberles conocido, con una bonita historia mirando al futuro.

Fotografía de boda en Santa Cruz de Tenerife

Postboda en el Auditorio de Tenerife