aaaaaaaaaaa
Avatar

Una boda vintage

Como casi siempre, las modas tienden a mirar atrás y se inspiran en lo que un día gustó para volver a enganchar a la gente. Será por eso que lo retro o lo vintage, nos gusta tanto.

La fotografía, como elemento visual de primer orden, no solo no se ha quedado al margen de esta “onda” si no que ha asumido un papel protagonista relanzando la estética setentera de la mano de herramientas de post-procesado y aplicaciones móviles.

El reportaje de boda “retro”

El reportaje de boda ha adoptado esta estética casi de manera natural y son pocos los fotógrafos de boda que no acaban aplicando esta apariencia que tanto está gustando a alguna de sus fotos.

 Reportaje de boda vintage en Tenerife

No es por apuntarme ningún tanto, pero esta estética me ha gustado desde siempre. En mi caso supongo que es porque ya tengo una edad en la que mis fotos de pequeño han perdido la coloración y al aplicar el mismo efecto a las fotos de ahora, me vienen buenos recuerdos. Vamos, digo yo que debe ser por eso. De todas maneras, que no se los vaya de las manos, porque como todo, cuando sobrepasas los límites del buen gusto, deja de agradar.

La fotografía “purista”

Al otro lado de todo este movimiento, están los/as que piensan que todo esto no es más que una moda pasajera y que pronto volveremos a apreciar la fidelidad de color, los histogramas equilibrados y los niveles de contraste óptimos para que una imagen sea técnicamente perfecta. Personalmente yo no he dejado de apreciar estos aspectos, creo que para según que tipo de fotografías, se le puede dar más peso a una cosa que a otra.

Por un lado, la efervescencia estética del post-procesado creativo y por otro el rigor en el realismo de las fotografías que lo requieran. Y si se pueden combinar ambas y funciona, mejor que mejor.

Reportaje de boda en Garachico

Y a ti, ¿te gustaría tener una boda vintage o prefieres respetar la fidelidad de color?

Sea lo que sea que te guste, procesa con creatividad y cierto gusto. Cualquier cosa menos esos HDR horteras que pululan por ahí y que dañan la vista.

Hasta pronto